A veces las situaciones inesperadas nos regalan momento inolvidables. En los primeros días de este confinamiento hemos aprendido a usar las nuevas tecnologías para acercarnos y mantener el contacto, trabajando de otro modo, pero con el objetivo claro, no quedarnos parados. y nos pusimos manos a la obra… lanzando retos a usuarios y familiares, bailar, cantar, contar chistes, y un largo etc… y con todo nos hemos dado cuenta, más que nunca que somos una gran familia, que se echa de menos … que cada ¿como estás hoy ? vale mucho y cada beso lanzado a la pantalla es como un abrazo «de los de antes». Volveremos a estar juntos, a retomar nuestro trabajo diario, y de todo lo vivido, aprender muchas cosas, y seguir adelante.